El sarcasmo, la mentira y el realismo están en la misma delgada línea, no es un pecado equivocarse en eso, pero tampoco es justificable ignorar la línea.

2 comentarios:

Ninna O. dijo...

Ojalá muchas personas entendieran esto y el gran daño que le hacen a nuestra sociedad.

Saludos!

Catta dijo...

Ojalá todos pudieran leer esto y darse cuenta de la realidad.
Saludos!